10 compromisos centrales

Humanízate tiene como única ideología el desarrollo humano desde disciplinas sociales, humanistas y de ciencias de la salud: Como movimiento no nos adherimos a ningún partido político ni ideología religiosa o de otras índoles. Nuestra apuesta es la generación de lugares de convergencia y espacios que potencien un análisis y mirada multidisciplinar de nuestra realidad desde la ciencia y la actuación profesional a la hora de identificar aspectos transversales a nuestras sociedades que incidan en el desarrollo humano.

Humanízate se mantiene de forma independiente: Se trata de un movimiento vivo que funciona en base a colaboraciones que las personas que participan puedan realizar. En este sentido nos mantenemos como un grupo independiente y buscamos cuidar tanto la neutralidad de nuestros planteamientos teniendo como criterio básico el bienestar emocional y desarrollo humano- y junto a ello en el plano económico asegurarnos que todo sea sostenido mediante donaciones de quienes conforman la red , intercambios y donaciones de gente o instituciones que de una u otra forma estén vinculada a la misma o alineados con algunos de los objetivos que buscamos.

Humanízate nace como un espacio de desarrollo: Buscamos facilitar a través de la generación de discursos y creación y/o impulso a prácticas o espacios la resignificación de nuestra historia (macro y micro, pasada y presente) y por tanto el empoderamiento y el desarrollo positivo de quienes la compongan y participen con el fin de construir nuevos paradigmas que nos permitan una nueva forma de habitarnos y habitar la realidad.

En Humanízate entendemos que una política de izquierda o de derecha no es la solución: Nuestra apuesta es el impulso a políticas de convergencia cuyo centro sea el fomento del bienestar y desarrollo humano. Entendemos que hasta ahora las ideologías triunfaron sobre los conocimientos provenientes de las ciencias humanas y sociales omitiéndose en uno u otro grado el sentido evolutivo de nuestra existencia y los factores que afectan nuestro desarrollo y bienestar , aquellos que pueden dificultarlo o impulsarlo. El ser humano dejó de estar al centro naciendo una visión que lo pone por debajo al crecimiento económico y de indicadores que borran el empeoramiento de la calidad de vida y bienestar que hemos vivido las ultimas décadas.

En Humanízate pensamos que mientras “menos somos mas necesitamos”: Humanízate es un invitación a hacer un tránsito de la sociedad de la renuncia© a la sociedad de la identidad y el respeto al ser humano desde el fortalecimiento del si mismo y el entendimiento del impacto de nuestra historia. Esta puede ser la base para la construcción de un sistema económico colaborativo y sostenible.

Humanízate es una invitación a salirnos del registro de la dominación- sumisión (micro-macro) para pasar a la con-vivencia y visión de la persona por encima de cualquier rol o característica.

Humanízate nace para fortalecer al ser humano y poner en cuestionamiento la mercantilización de nuestra vulnerabilidad – nuestras necesidades afectivas de reconocimiento, aceptación, seguridad y vinculación- .

Desde HUMANIZATE no apoyamos ningún tipo de violencia ni discurso violento, nuestra apuesta pasa por el dialogo y la generación de espacios comunes que fomenten la co-existencia , el entendimiento y el análisis de nuestra forma de habitarnos y habitar este mundo.

Desde HUMANIZATE Tampoco creemos que la felicidad sea la meta ni la psicología positiva el camino ( como se entiende hoy la felicidad y vende desde el marketing), pero si el Bienestar y Desarrollo Humano desde el trabajo de las bases.

Desde Humanizate pensamos que la posibilidad de impulsar cambios pasa por alejarnos de los discursos que se basan en ideologías políticas, religiosas o paradigmas que sabemos que no han funcionado de cara al desarrollo humano y que hoy entendemos fomentan nuestro separatismo y nos quitan la posibilidad de centrarnos en las problemáticas comunes que vive nuestra sociedad , más si entendemos que esas problemáticas comunes pueden ser síntomas que responden a la forma en que se ha entendido que nuestros países deben ser administrados conllevando los mismos la vulnerabilización del ser humano, a veces a consciencia a veces no.